Neil Gaiman es un gran escritor. Su trayectoria en el periodismo, los cómics y la literatura es quizás de las más influyentes de nuestra época, e incluso ha llegado a adaptarse en varias ocasiones para la televisión. Sin embargo, uno de los logros que el autor recuerda con más cariño a lo largo de su carrera es el haber escrito dos episodios distintos de Doctor Who, durante el ciclo del onceavo doctor interpretado por Matt Smith. Se trata de The Doctor’s Wife en 2011 y Nightmare in Silver en 2013, pero resulta que el guionista quedó con ganas de más.

En una entrevista para DigitalSpy, Gaiman admitió que moría de ganas por escribir para la primer doctora, a quien da vida la actriz Jodie Whittaker. “Si examinas mi ADN con la suficiente profundidad, con un microscopio lo suficientemente bueno, vas a ver un TARDIS, con una pequeña luz parpadeante encima”, afirmó el hombre. “Así que la idea de escribir para Jodie o para su sucesor(a), quienquiera que sea ella/él/ellos, resulta ser… ¡Bueno! ¡Es Doctor Who! No puedes decir que no”.

De hecho, Gaiman tenía una historia desarrollada para la anterior iteración del doctor. Incluso, el escritor se la planteó al antiguo showrunner de la serie, Steven Moffat, pero los conflictos de horarios no le permitieron llegar a concretarla. Neil estaba sumamente ocupado con la serie inspirada en su novela, Good Omens, por lo que nunca pudo sentarse a escribir el guión.

Por ahora habrá que ver si la producción de Doctor Who le da la oportunidad a Gaiman de cumplir nuevamente su sueño. La verdad no nos extrañaría, pues es difícil negarse a un talento como ese. Este otoño, la Doctora Who llegará a las pantallas por primera vez.