Admitamoslo, la adaptación producida por Netflix de Death Note es un bodrio y la verdad los fans del anime podríamos vivir sin ese producto audiovisual. Sin embargo, dicen que de los errores se aprende y al parecer el productor de la secuela Masi Oka tiene contemplados sus errores para la secuela (que nadie pidió).

El producto fue recientemente entrevistado y mencionó lo siguiente:

«Todo lo que puedo decir está todavía en proceso (…) no se ha decidido nada de ninguna manera. Puedo decir que estamos escuchando a los fanáticos y espero que los fanáticos estén contentos con la dirección en la que vamos «.

Así las cosas podemos esperar (¿realmente la esperamos?) una mejora de la calidad del producto que se entregará en una posible secuela de la película, sin embargo, consideramos que pese a todo es muy difícil levantar la imagen de la franquicia con el público que la consume

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here