Advertencia: En este artículo se mencionan spoilers de la serie.

The Promised Neverland es una serie de manga escrita e ilustrada por Kaiu Shirai y Posuka Demizu respectivamente. Además cuenta con una adaptación anime realizada por CloverWorks. La serie sigue los planes de un grupo de niños por escapar del orfanato en el que están debido a que en realidad es una granja productora de carne de niños para consumo de seres no humanos.

En esta historia, se nos muestra un sistema altamente coercitivo ya que obliga a las personas a actuar acorde al rol que les es asignado. Tal es el caso de Isabella, la mujer encargada de velar por el crecimiento de los niños para que su carne sea de la más alta calidad. Ella no es capaz de abandonar el rol que le fue asignado porque de hacerlo deberá pagar con su vida.

Pero Isabella no fue siempre una madre, años atrás fue una niña dentro de un orfanato. Ella se enteró de lo que le esperaba si se quedaba ahí e intentó escapar y buscar ampliar sus posibilidades de crecimiento. Sin embargo, su plan por salvarse fracasó y sus opciones fueron cerradas. La única manera de garantizar su supervivencia fue jugar con las reglas del sistema.

Cortesía CloverWorks

Esto no se diferencia mucho de nuestra realidad. Estructuralmente, las niñas ven sus posibilidades de desarrollo cerradas y se les obliga a tomar la rol de madres. De no ser así, las que no tienen opción de empleo, corren el riesgo de perder su sustento diario y vivir en pobreza, lo que pone en peligro sus vidas.

Si bien es muy común que quienes intentaron cambiar las cosas terminen obedeciendo al sistema y legitimándole, la historia no pretende quedarse ahí. Cuando Emma y Norman, dos niños del orfanato del cual Isabella es ahora madre, descubren su destino, deciden escapar con todos sus compañeros y cambiar las cosas que les han sido predestinadas.

Emma es una personaje importante. Primero, ella decide negar sus limitadas posibilidades y optar por crear su propio camino. Emma no quiere morir, pero tampoco desea convertirse en madre. Emma quiere tener la posibilidad de decidir sobre su destino y por eso la única opción es destruir el sistema. Segundo, Emma no quiere escapar ella sola, como lo intentó hacer Isabella, ella opta por un cambio que no deje a nadie atrás. Por eso se vuelve necesario que los demás niños del orfanato sepan de su realidad y se sumen a la lucha por abolir el sistema.

Emma no es la antítesis de Isabella, ni pretende serlo. Emma es una nueva generación. Los niños del orfanato comprendieron algo que la generación pasada no logró: La creación de alianzas y estrategias son clave en la lucha por cambiar el sistema. El hecho de que las generaciones anteriores no lograran cambiar las cosas, no quiere decir que no es posible hacerlo.

Cortesía CloverWorks

La escena en la que Emma y los demás logran escapar e Isabella solamente les contempla representa muy bien esta discusión. Nada está escrito en piedra, el cambio es una posibilidad, las personas mediante alianzas y estrategia pueden cambiar sus posibilidades. Isabella les mira alejarse, porque comprendió que el cambio que ella tanto deseó era posible, solo era necesario incluir otras perspectivas.

The Promised Neverland deja a un lado el adultocentrismo que caracteriza nuestra sociedad y reconoce las capacidades de la niñez para comprender situaciones de peligro y crear estrategias para garantizar un cambio. A nivel de accionar político, se requiere reconocer los aportes que pueden hacer las personas más jóvenes. Sí, las generaciones pasadas tienen la experiencia, pero las generaciones más jóvenes traen nuevas ideas que pueden servir para lograr nuevos resultados.

Si como sociedad reconociéramos las capacidades mentales y políticas de la niñez, muchos espacios que optan por un cambio social se enriquecerían y se alcanzarían muchas metas. Porque el que no lo lograran antes no quiere decir que nosotres no lo podamos lograr.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here