Es oficial por si quedaba alguna duda; Marvel Studios ha creado una obra maestra sin precedentes en la historia del cine con su Marvel Cinematic Universe.

Avengers Infinity War es la cereza en el pastel, pero es al mismo tiempo mucho más que eso, es la prueba de que el camino amarillo construido y pavimentado con 18 películas, divididas en tres fases ha sido parte de un plan a largo plazo ejecutado con maestría y una trama meticulosamente elaborada que no dejó ningún elemento al azar. Normalmente hablamos de secuelas o trilogías, pero una producción de esta envergadura, de una escala tan ambiciosa y con tal elenco de actores es casi imposible de describir en palabras y hacerle justicia, más increíble aún es que la conclusión de este camino sea por sí misma también una obra maestra del cine de acción y la ciencia ficción, un monumento del tamaño de una catedral al tan criticado género de superhéroes.

La película más ambiciosa jamás creada, la película imposible de hacer y que sin embargo existe, la película que no podía cumplir todas las expectativas y sin embargo lo hizo, todo eso y más es Avengers Infinity War, «El Imperio Contraataca« de nuestra generación y la nueva barra a romper para películas de superhéroes.

Avengers: Infinity War no es una película perfecta, pero dentro de los retos a los que se enfrentaba está cerca de serlo. Entre los pocos elementos censurables, encontramos que la película es culpable de asumir que la audiencia ha visto las 18 películas anteriores. Sin embargo, para las fans que sienten a estos héroes como una familia eso es difícilmente un problema, esta película fue creada para ellos y no se avergüenza de dejarlo claro, el “fan service” está a la orden del día y los pequeños pagos, diálogos e interacciones entre personajes no tienen precio para quienes hemos crecido con este universo, el conocido humor de Marvel brilla especialmente en este apartado.

La película de cualquier forma si logra sostenerse por sí misma y es capaz de generar todas las emociones por las que puede pasar un ser humano. Es feliz, divertida, emocionante, triste y puede ser incluso devastadora. En un momento es posible reír a carcajadas y en el otro llorar desconsoladamente. Es probable también, que al verla en el cine el público grite en uno que otro momento, o incluso sorprenderse a uno mismo siendo aquel que no logra contener la emoción, lanzando un grito inesperado que te sale del alma.

El guion es en general bastante sólido y carece de fallos argumentales importantes. Además, es digno de resaltar como aun con la inclusión de tantos personajes e historias, tuvieron el tiempo suficiente para desarrollar el villano correctamente, Thanos se roba el show como no veíamos en una película desde probablemente el guasón de Heath Ledger, está película es mitad suya. Las motivaciones del personaje están bien explicadas y su poderío es grandioso. No es bueno ponerse en el camino de un Titán loco dispuesto a todo por lograr su objetivo, reunir las gemas del infinito y traer el balance al universo.

Los Avengers tampoco se quedan atrás y cada héroe tiene su importancia, buen tiempo en pantalla y niveles de poder correctamente representados. Puntos extras para Dr Strange, Scarlet Witch, Thor e Iron Man con su nueva armadura que se sienten en una liga superior y son máquinas de destrucción. Los personajes más humanos como Black Widow, Black Panther, Rocket, Star Lord y el Capitán América no se quedan atrás y muestran nuevamente su valentía en situaciones que parecen inabordables para su escala de poderes, incluso Banner encuentra una solución para poder ser útil de maneras diferentes a lo acostumbrado. Y es que resulta imposible no encariñarse con estos héroes, esto es especialmente cierto para el Peter Parker de Tom Holland que sigue mostrando que nació para este papel. Interesante hacer notar el crecimiento que han tenido algunos personajes en este camino, Tony Stark, Steve Rogers y Thor como casos más prominentes de madurez y riqueza emocional, al compararlos con su versión vainilla.

Eso sí, el ritmo y la estructura de la película no es tradicional, la primera escena es fenomenal y ayuda a darle el tono al resto de la película, sin embargo, luego el filme empieza a fragmentarse en historias y burbujas separadas donde nuestros héroes se dividen y buscan su propio camino. Esta fórmula termina funcionando y resulta ser una solución bastante efectiva para manejar la gran cantidad de personajes y ayuda a darle especial énfasis a los momentos donde sí se unen y trabajan como equipo, brindándonos algunos de los mejores momentos de todo el MCU. La escala, secuencia y ejecución de algunas batallas no tienen nada que enviarles a algunos de los mejores animes japoneses o en general de cualquier medio de entretenimiento.

Hablando del tono, Marvel eleva su juego en esta película y a pesar de que la característica jovialidad de sus entregas está presente, Avengers Infinity War es el filme más oscuro del MCU, por primera vez queda claro que nadie está a salvo y todo puede pasar.

En el apartado técnico la película es un diez, Thanos y sus generales son completamente CGI, pero se sienten reales y peligrosos. El titán loco se lleva las palmas con un gran rango de emociones, que lo convierten en uno de los mejores personajes animados de todos los tiempos, su sufrimiento o su ira se sienten y se ven auténticos.

Por otro lado, Marvel, que continuamente ha sido criticado por la música olvidable en sus películas se lava la cara con un soundtrack perfecto y poderoso, que claro está, tiene como principal caballo de batalla al tradicional tema de Avengers, que es utilizado de forma sublime en esta entrega, al punto de hacer el público aplaudir en varias ocasiones al son de sus acordes.

Luego de diez años de espera y un universo cinematográfico entero para llegar a este filme, Marvel logró lo imposible, cumplir las expectativas de los fans más acérrimos, y al mismo tiempo crear un clásico disfrutable para todo público; una película de culto de la cual continuaremos hablando por muchos años como lo hacemos con la trilogía original de Star Wars o el Batman de Nolan. Thanos escala al olimpo de villanos del cine junto con el Joker y Darth Vader y se sienta en su propio trono.

Avengers: Infinity War es tal vez el imprescindible más sencillo que hemos puesto en The Couch en lo referente al género de superhéroes, si no la han visto dejen de leer esto en este momento, compren sus entradas y vayan a su cine más cercano de inmediato. Nos agradecen luego, aunque no nos hacemos responsables de las emociones que la película les pueda provocar, no hay nada que los prepare para este evento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here