En Bound, se nos transporta a un mágico mundo surrealista, donde una princesa debe abrirse camino en un Reino invadido por un malvado monstruo. Con movimientos de jazz moderno, cintas y telas, ésta anónima bailarina debe salvar a su reino y a su madre.

Desarrollado por Plastic y publicado por Sony Interactive Entertainment en 2016, Bound no es un juego para aquellos que busquen un reto, pero sí para quienes deseen una experiencia audiovisual inigualable, a través de un mundo lleno de arte, baile y esperanza.

El bien contra el mal

Aunque no lo parezca, esta historia se basa en las memorias de la infancia de una mujer embarazada, que recordando por medio de un libro, nos transporta a diferentes épocas de su vida representadas en el reino de la princesa.

La protagonista, quien es sumamente inocente y disfruta del baile, sigue las órdenes de su madre (la Reina) para destruir al monstruo que atenta contra su territorio. Siendo esta una historia de esperanza y valentía donde la alegría se debe enfrentar a la tristeza.

Con cada página del libro (cinco en total), se desenvuelve una historia tanto en el mundo ficticio como a través ciertas escenas en el «mundo real», donde la narradora hace todo lo que está en sus manos para mantener la paz. Y con cada página, secretos salen la luz.

Un mundo en constante cambio

Como se mencionó anteriormente,el juego te transporta al jugador a un ambiente diferente. Cada lugar es surrealista y se siente como si se estuviera en un sueño. Esto se logra con figuras geométricas y un estilo pictórico basado en el arte moderno y el de inicios del siglo veinte.

Cada zona tiene un un clima y un ambiente distintos, en algunos momentos habrá lluvia en una pradera, mientras que en otros será un día soleado en una espacio que asemeja una ciudad o un parque. El tiempo atmosférico siempre viéndose afectado por lo que suceda en el mundo real.

Jugabilidad que no da la talla

A pesar de ser visualmente hermoso, la jugabilidad deja mucho que desear. Con controles sumamente simples (solo se utilizan los botones cuadro, círculo, cruz, L2 y R2), el juego no presenta ningún tipo de dificultad, y navegar por su mundo es sumamente fácil. De hecho, es tan sencillo, que en ocasiones se vuelve aburrido.

En ciertos momentos la cámara en tercera persona se convierte en primera, siendo sencilla de manejar, pero cuando no es así, el punto de vista es difícil de manejar y de adaptar a cada situación.

Como recomendación, lo mejor sería jugar este título en una sola sentada. No se dura más de cuatro horas, y visualmente vale la pena, aunque sí llega a volverse muy aburrido. Es por esto que no recibe una mejor calificación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here