Netflix decidió tomar un proyecto en el que nadie en Hollywood quería invertir una millonada, y convertirlo en una realidad para el realizador y ahora crítico de Marvel, Martin Scorsese. The Irishman es una realidad gracias al gigante del streaming y su primera película en tener un estreno en cines seleccionados.

La principal razón por la que este proyecto no tuvo acogida en Hollywood es su presupuesto: 140 millones de dólares. En realidad, para estándares modernos no parece ser desorbitado, sin embargo, para un drama basado en la vida de un mafioso real, parece elevado. El costo prácticamente se va en el proceso de rejuvenecimiento de los protagonistas: Robert De Niro, Al Pacino y Joe Pecci.

El efecto es bastante bueno, aunque no es algo alucinante en realidad. DeNiro nunca se ve menor a 40 años, a pesar de que Pecci lo llama “kid” (chico) en varias ocasiones. El efecto se ve mejor cuando está en sus 50 y en su vejez. En general no es un elemento que te saque de la película.

En lo que sí vale y valdrá siempre la pena invertir, es en el talento. Y aquí no se puede discutir. Hubiera sido una total y completa lástima que la última película en colaboración que hicieran dos de los mejores actores que jamás hayamos visto en activo, fuera Righteous Kill (2008). Una “película” que prefiero no nombrar nunca más.

Jimmy Hoffa (Al Pacino) y Frank Sheeran (Robert De Niro) © 2019 Netlfix US, LLC. All rights reserved.

Debe de ser por el talento de Scorsese, por el guión, por que de verdad querían dar una prueba de que todavía son leyendas capaces de dar actuaciones memorables o por todo esto junto, que podemos disfrutar de las versiones buenas de estos dos gigantes. Eso sí, con el perdón de Pacino y De NIro, Joe Pecci vuelve del retiro para recordarnos que no importa el listón, él siempre está a la altura. Y debo admitir que, para mí, Joe se roba el show.

La película nos narra la historia de Frank Sheeran “El Irlandés”, una asesino a sueldo en los 60 y 70. Está basada en hechos reales y es perfecta para las hábiles manos de Martin Scorsese, ya que te vuelve a hacer sentir que estás viendo una de las películas famosas del excelente director norteamericano, amante del buen cinema.

Scorsese tiene una forma única de darnos un vistazo al día día de gente que se dedica profesionalmente al crimen, que nunca dice directamente lo que se quiere pero que de igual forma se entiende claramente. Los diálogos en esta película son de los mejores que se pueden encontrar en este género.

Posiblemente el punto menos alto de la película es la duración, al final puede uno pensar que se pudo recortar el tiempo, a pesar de que nunca deja realmente de entretener. Sin embargo, es un ritmo más tradicional que moderno.

Al Pacino como Hoffa es otro punto alto de la película, sui pasión, su intensidad, sus manerismos, le dan ese peso a un papel que es complejo de representar. Es un gangster sin ser gangster y logra caminar esa línea tan fina de manera magistral.

El elenco de soporte es brillante también, no hay nadie que se quede fuera de la marca que te exige trabajar con esto actores a full. En especial la hija de Frank, quien logra desde el silencio transmitir las emociones más pesadas de toda la película.

El veredicto

The Irishman es una muestra del colmillo inagotable de Scorsese, no es la película que complace a todo mundo, pero es un regalo maravilloso para los que crecimos viendo este tipo de películas y a estos descomunales actores y realizadores. Es muy recomendable si te gustan las cintas de mafiosos dirigidas y protagonizadas por especialistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here