Tras una semana de silencio (casi dos… lo sé), volvemos para comentar dos interesantes episodios de la nueva creación de Dave Filoni. Como es usual, cuidado con los spoilers a partir de aquí.

«Battle Scars» resolvió de un plumazo un elemento que, por lo que habíamos visto, prometía mucho conflicto futuro: los chips inhibidores cuyos efectos, aunque no parecían haber afectado a los clones del batch, comenzaban a manifestarse en Wrecker. Con la ayuda de Rex, que resultó ser el misterioso contacto de las hermanas Martez, la Fuerza Clon 99 fue a Bracca (que sin duda trajo recuerdos a los veteranos de Jedi: Fallen Order) y retiró los chips de todos sus miembros.

El equipo, junto con Rex, acudió a Bracca para liberar a sus miembros del chip inhibidor

La aventura tuvo muy buenos momentos, como el enfrentamiento con la dianoga y el final enloquecimiento de Wrecker, quien no pudo evitar la influencia del chip y terminó quebrándose. Su intento por matar a Omega fue muy desgarrador, sobre todo porque lograron evitarlo en el último minuto. Como compensación, fue muy lindo que la niña y el grandulón terminaran comiendo sus snacks rituales al final, como si nada hubiera pasado.

Si bien los chips eran un elemento del que tarde o temprano tendrían que ocuparse, debo confesar que me decepcionó un poco que se resolviera de forma tan simple. Claro, Omega estuvo (otra vez) en peligro y fue un momento tenso y complejo, pero las jaquecas de Wrecker me parecían un aviso de algo verdaderamente trágico por venir, quizá que el chip se activaría en medio de una batalla o algo así. Pero bueno, al menos podemos estar tranquilos con respecto a que el equipo entero se libró de ese inconveniente.

En una unidad médica como la que Asohka usó con él, Rex ayudó a los clones a deshacerse de sus chips

Y dando continuidad a lo visto en este episodio, en «Reunion» vimos el enfrentamiento que se pudo vaticinar desde el inicio de la serie: tras ser alertado por los chatarreros de Bracca, el Imperio envía, precisamente, a Crosshair y su equipo a darle caza al batch. Todo el enfrentamiento fue entretenidísimo de ver, con mucha tensión y soluciones drásticas pero interesantes, como el plan de encender las turbinas del crucero derribado para distraer al enemigo, jugada que dejó a Crosshair muy lastimado.

Pero sin duda, lo mejor del episodio fue la aparición de Cad Bane, viejo conocido de The Clone Wars y que consiguió lo que no pudo Fennec Shand: raptar a Omega. El cazarrecompensas, que en su currículum tiene colaboraciones con nada menos que Darth Sidious y Jabba el hutt, fue contratado para recuperar a la joven clon. Ah, por cierto, ya sabemos quién está detrás de ese propósito: nada menos que los propios kaminoanos… lo cual me dejó una sensación extraña. Si bien la muchacha no pidió permiso para irse de Kamino, tampoco me pareció que hubiera mucha conmoción por su ausencia. Por otro lado, ¿significa la introducción de Bane que Fennec Shand ha salido de la historia? Ojalá y su implicación en la serie no quede en esa breve aparición episodios atrás.

Crosshair y su equipo partieron en busca de sus excompañeros

Lo cierto es que Omega fue separada del grupo y ahora, quizá, por fin este tendrá una misión clara, que será, por supuesto, recuperar a su amiga. La importancia de la muchacha está también por revelarse, por lo que podríamos estar cerca de ver finalmente el propósito y la relevancia de toda esta historia.

El gran cazarrecompensas Cad Bane hizo su aparición y raptó a Omega

¿Recuperarán a Omega?, ¿podrá aún salvarse Corsshair?, ¿veremos por fin aquel arco olvidado en el que Cad Bane y Bobba Fett terminaban por enfrentarse? Nos quedan ocho episodios, así que, de momento, todo sigue siendo factible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí