La Fortuna favorece a quienes se atreven”

Ya pasaron casi 11 años desde que Uncharted: Drakes Fortune llegó para sorprendernos como uno de los primeros grandes éxitos del Playstation 3. El tiempo pasa volando y más en el mundo de los videojuegos. En ese momento de la historia era un título muy por encima de la media, utilizaba de manera competente las mecánicas de cubierta y disparo, y entre sus muchas virtudes se encontraban actuaciones de voz de primera categoría y una gama de texturas, modelos de personajes y escenarios que en términos gráficos eran excepcionales.

Uncharted llegó cuando el Playstation 3 más lo necesitaba si recordamos que el primer año de esa consola fue más que cuestionado por una sequía de lanzamientos importantes. Resistance, Motorstorm y Heavenly Sword no tenían muy convencidos a los críticos ni a las masas, quienes recién venían empezando a soltar sus Playstation 2. Sin embargo, fue justo entonces cuando este novedoso título apareció para salvar el día.

Uncharted trajo un nuevo enfoque para un género ya inventado, con su protagonista Nathan Drake, el autoproclamado “cazador de tesoros”. Con él llegaron también Elena Fisher como su interés romántico y Victor Sullivan como una especie de figura paternal. En manos de otro estudio con menos talento humano, esos personajes no habrían sido más que un Ken, una Barbie y un extra sin mucha trascendencia, pero con Naughty Dog, ese no iba ser el caso.

Al día de hoy, ya hemos tenido 4 lanzamientos principales en la saga de Uncharted. Los primeros tres para el Playstation 3, un cuarto juego para el Playstation 4, un título “spin-off” para Playstation Vita y otro de esos muy reciente con dos protagonistas distintas pero ya conocidas. Este último también fue lanzado para el PS4.

No obstante, este artículo no se trata de un recuento histórico de la saga de Uncharted. Si bien era necesario el pequeño resumen, para comprender mejor la premisa deberán haber jugado al menos los 4 lanzamientos principales. En estos juegos, la dinámica del dúo de Nathan Drake y “Sully” es interesante, la actitud ocurrente y bromista de ambos hace que participar de sus aventuras en el negocio de la arqueología ilegal sea una experiencia memorable, más cuando todas acaban siempre por degenerarse en una matanza a balazos contra sus antagonistas… Únicamente para continuar más tarde con el jolgorio.

Mucho de lo que teníamos que conocer sobre Nathan Drake, ya lo hemos descubierto a lo largo de la saga, desde su infancia turbulenta y obsesionada con Sir Francis Drake hasta saber cómo llegó a conocer a Sully y a reencontrarse con su hermano Sam. En la actualidad del cine y los videojuegos, nos han venido a inculcar que siempre es trascendental conocer qué paso antes, así que hoy queremos decir  que no estaría de más conocer qué fue de la juventud de Sullivan. Siendo completamente honestos, es un absoluto desperdicio conceptual no hacer ese viaje, y de paso el estudio tiene también el prospecto de ganar millones de dólares en el proceso, es un personaje casi universalmente querido por los fans. Sin ningún miedo me atrevo a decirlo.

Sully, a través de sus muchos diálogos con Drake, nos deja conocer a cuentagotas una historia de vida sumamente interesante. En el primer juego, va casualmente por la selva sudamericana contándole a Drake cómo una vez le empeño al mismísimo Pablo Escobar una estatuilla falsificada, de un santo del siglo 16, solo para que Drake no le prestara atención por desinterés o puro escepticismo.

A partir de Uncharted 3, ya era claro que Sullivan llevaba bastante tiempo en la cacería de tesoros cuando conoció a un Drake de 15 años. En ese entonces, ambos buscaban averiguar cuál era el gran descubrimiento perdido de Sir Francis Drake, Sully por contrato y Drake por su propia fascinación personal. Asimismo, entre muchos de los eventos que ocurren en esa trama, Sully salva la vida de Drake a costa de su negocio y lo toma bajo su ala.

Sullivan y Drake no son exactamente como Indie y su padre, el Dr. Henry Jones. Ninguno de los dos es un académico y no existe una relación tan fría” y “vertical” entre ellos. Si bien Nate en apariencia creció casi como un pupilo de Sully, una vez que este último empezó a envejece,r Drake comenzó a tomar la iniciativa con todo lo aprendido.

Como hice ver líneas atrás, los dos protagonistas realizan sus expediciones arqueológicas al margen de la ley, y la relación que mantienen para llevar a cabo sus planes es una de compinches, en donde la experiencia de Sullivan tiende a ser la voz de la razón. Esto se puede observar perfectamente en Uncharted 3, ante la fijación hipercompetitiva de Drake por superar a Marlowe a costa de arriesgar su propia vida, o haciéndolo más de lo usual para ellos. Drake y Sully ciertamente no tienen ningún reparo en cometer delitos para llegar al fondo de los objetivos de sus expediciones y sí, obtener buena plata de todo el esfuerzo.

Un detalle importante que he observado en esta saga es que a Drake parece motivarlo el seguir yendo cada vez lejos, vencer los obstáculos que nadie ha vencido, continuar resolviendo los enigmas históricos que nadie ha resuelto, alcanzar los lugares y los artefactos cuya existencia se cuestionaba o se creía perdida. Nathan Drake tiene una sed insaciable por vencer desafíos históricos y superarse a sí mismo, mientras que Sully parece darle mayor importancia a la riqueza que pueda obtenerse de sus campañas. Este último es un detalle importante de su personalidad, y si se analiza en conjunto, puede arrojar una pista sobre un pasado mucho más oscuro que el de Nate.

Sabemos que Drake habla Latín mientras que Sully sabe Castellano, lo suficiente como para poder entender textos de hace varios siglos, y ambos han viajado por muchísimas partes del mundo. De hecho, entre ellas se incluye Panamá, Costa Rica, Europa, el medio oriente, el Tibet, distintas zonas en América del Sur y varias otras más.

A pesar de todo esto, no es tanto lo que se conoce sobre el pasado de Sully, al menos no que se extraiga directamente de la trama y los diálogos de los juegos. Algunos fragmentos de información sobre él, indican que fue dado de baja deshonrosa de la Marina de los Estados Unidos por realizar actividades fraudulentas, pero eso no da mucho con qué trabajar. Lo que sí existe es un personaje consolidado, con una personalidad interesante e inserto en un universo donde existe cabida incluso para lo paranormal, como pudimos observar en el primer juego.

Victor Sullivan es un cazador de tesoros embustero y el propio Sam hermano de Drake desconfiaba de él por haber “vendido” a otros en el pasado. Este hecho se deja entrever por el mismo Sam gracias al tono con el que se lo advierte a Drake en una conversación que tuvieron en Uncharted 4, durante el capítulo de la subasta en Italia. Además de haber sido un reconocido cazador de tesoros, contrabandista y timador, da una impresión de saber manejar excepcionalmente bien la etiqueta y poderse mostrar refinado cuando la situación se lo demanda. Se le observa como un caballero sumamente sofisticado, también en aquella misma ocasión de Uncharted 4 que mencioné antes.

Es curioso que al personaje generalmente se le vea con ropa de vestir en sus apariciones, ya para los eventos del último lanzamiento tenía más de 60 años. Sin embargo, quizás sea su arma predilecta, la Wes-44, la que más nos hable sobre su forma de ser. Este es un revólver magnum .44 como el que usaba “Harry el Sucio”. Dice mucho que alguien prefiera utilizar un revólver calibre .44 sobre una pistola 9mm. Esta elección sacrifica una mayor cantidad de municiones y velocidad a cambio de mayor poder, a la vez cambia la velocidad de recarga de una recámara para magazines por el viejo tambor de tiros. Al ser armas de fuego tan antiguas, los revólveres tienen un encanto que no se encuentra en otras, en fin.

En el universo de Uncharted el Dorado era real, pero no era una ciudad sino un sarcófago maldito que era mejor no tocar. Shambala existía así como una resina que tornaba a las personas en casi inmortales. La Atlántida de las arenas también la encontraron, pero creo que existe algún mito pendiente por explorar y descubrir, uno que ya haya sido develado por Sullivan en una antigua aventura y sin la necesidad de alterar ninguna de las leyendas ya establecidas con los demás juegos. -¿Que tal si luego de estafar a algún criminal famoso escapó hacia el tríangulo de las bermudas y descubrió la causa de los naufragios y accidentes que se le atribuyen a esa zona?-, por ejemplo.

El potencial existe. Solo haría falta que Neil Druckman y compañía nos hagan caso. Fuera de eso, habría espacio para la comedia, la acción y hasta para contar una historia más oscura que la de Drake y conocer un poco más al personaje. A propósito de esto último, Naughty Dog ya desperdició una oportunidad para contar un capítulo más oscuro en la historia de Uncharted cuando se descartó el guión original de Amy Hennig, para Uncharted 4, en favor del que finalmente vimos materializado, ¿Podría ser este juego protagonizado por el pillo de Sully otro chance para un Uncharted con un tono menos ocurrente y más cargado de crudeza?- Sí, pero solo si se atreven.

Compartir