Han pasado 5 años desde que tuvimos el último juego de Trials, y ahora, ha llegado una nueva entrada de la saga de carreras con obstáculos basado en físicas de Ubisoft. Con el nombre de Trials Rising, y desarrollado por Ubisoft Kiev, esta versión del título llega con nuevas características que le hacen separarse de sus antecesores. En un plano 2D pero con objetos 3D cruzaremos el globo en torneos estilo trials, visitando locaciones nunca vistas en la IP.

La fórmula es la misma: vamos saltando en motocicletas sobre rampas mientras tratamos de no perder el equilibrio de nuestro corredor hasta llegar al final del circuito. Su estilo y jugabilidad parecen no cambiar, pero vamos, estos son su marca registrada, lo que le separa y lo hace un juego único en su nicho, el mejor en este género de los juegos de deportes. Controlar nuestro corredor es sencillísimo, usando un mando, aceleramos con los trigger, mientras que con el stick izquierdo equilibramos el cuerpo del personaje hacia atrás o adelante, sencillo de explicar, y absurdamente complejo de amaestrar en los niveles avanzados en el modo carrera del juego. Otros botones sirven para reiniciar el nivel (select), aparecer en puntos de control, y el último (B), nos lanza fuera de la moto como si se tratase de un asiento de avión de guerra.

Trials Rising

Este nuevo Trials Rising llega con el modo multijugador y funcionalidades relacionadas al online desde su salida (Trials Fusion recibió su modalidad online un poco después de su puesta en venta), lo cual es un componente interesante que nos invita a mejorar más y más con cada carrera. De hecho, inclusive en el modo campaña, cada vez que entremos a alguna competición, veremos corredores fantasma en pantalla, siendo un punto de referencia para ver qué tan bien -o mal- estamos. Estos ghosts muestran la manera en que otros jugadores alrededor del mundo corrieron la pista, dándonos incluso el chance de mirar otras formas de terminar un circuito -sí, algunos ofrecen pequeños caminos alternos para cortar camino, aunque al final todo se reduce a nuestra habilidad con la moto: cómo aterrizamos, y cómo salimos de una rampa es fundamental para tomar ventajas, no es lo mismo finalizar un salto en una posición que permita a la moto caer sobre las dos ruedas y seguir con fuerza, que caer sobre una y dar tumbos hasta lograr estabilizarse, es cosa de práctica; a nosotros nos falta mucha, pero la pasamos genial.

Trials Rising nos ofrece la posibilidad de realizar cambios estéticos al personaje y a nuestras motocicletas; al finalizar una carrera entraremos en una interfaz con confiables cajas de loot, al mismo estilo de The Crew 2, donde obtendremos mejoras. En Trials Rising, también obtendremos puros cosméticos enfocados en cambios visuales de las motos o ropa para nuestro personaje, pero no recibiremos partes que mejoren el rendimiento de las motos como en TC2, donde los premios consisten en cambios que elevan las prestaciones de los vehículos. Estos detalles son bastante bonitos, pues crea un sentido de distintismo donde es menos probable ver a otros corredores vestido iguales, o con una moto idéntica a la nuestra. Quienes deseen, pueden comprar cajitas de loot con dinero real, pero es importante recalcar (por aquello del hate) que estos agregados son simples detalles visuales, no mejoran el rendimiento de las motos.

Trials Rising

Cuando estamos jugando el modo de campaña comenzamos nuestro camino en occidente. Los Estados Unidos sirven para abrirnos camino hacia la cima del deporte. Comenzando como corredores aficionados, nuestra pericia llama la atención de patrocinadores conforme nos hacemos un nombre en las primeras carreras. Estando en Las Américas, vamos descubriendo las bondades de Trials Rising. Por ejemplo, los eventos de Skill Games, que se van desbloqueando poco a poco según nuestro nivel de corredor. Dichas actividades no son carreras, pero siguen siendo competiciones al fin y al cabo, bastante divertidas, y consisten en juegos alocados donde sin importar lo extraños que sean, lograr el primer lugar es la prioridad.

El primero de los Skill Games nos lleva a la cima de una montaña llena de barriles rellenos con combustible, y nos toca lanzarnos con nuestra moto colina abajo -para que en cierto punto nos pidan presionar B para salir volando. Al ‘»volar», debemos tratar de caer sobre los barriles para rebotar lo más lejos posible; quien llegue más lejos con sus rebotes gana. Parece tan simple, pero lograr una puntuación alta resulta complicado y es una tarea que requiere una precisión alta. Hay muchos otros juegos, pero los dejaremos de sorpresa para quienes se vayan a hacer con el juego. Eso sí, desbloquearlos lleva algún tiempo, pues debemos tener cierto nivel para acceder a ellos.

La banda sonora es uno de los puntos altos de Trials Rising, al ritmo del rock, iremos por los aires mientras realizamos backflips o frontflips a velocidades trepidantes. Son el ingrediente extra que hace que todo se sienta todavía más vertiginoso. Esta jugabilidad siempre veloz nos va hacer caer mucho -evitar hacer un rage es importante.

Trials Rising

Por su parte, la estética no es la mejor, pero tampoco nos queda debiendo. Aunque sí hay que hacer énfasis en que el apartado visual no es lo mejor que se ha visto, y podría ser mejor pues en Ubisoft tienen las herramientas para dichos efectos. Igualmente, entendemos que esta IP de Ubisoft nunca ha destacado por querer ser un referente en el nivel de detalles.

La cantidad de locaciones por visitar es impresionante, países como España, Portugal, China, Escocia, Egipto son solo una pequeña parte de las 30 naciones presentes en Trials Rising, en ellos podremos competir en hasta 120 pistas diferentes creadas con mucha originalidad, y sobre todo con elementos nunca vistos anteriormente en Trials. A esta centena de circuitos, se le suma el editor de niveles, herramienta deseada por muchos que ya todos sabemos para qué sirve, y que puede dar una cantidad exagerada de horas extra de contenido a los jugadores. Trials Rising también trae una modalidad de multijugador local, donde dos personas pueden manejar una bicicleta de dos asientos, en el que ambos deben intentar completar las carreras tratando de no desesperar mientras uno controla el frente de la bici y el otro la parte trasera.

Nosotros probamos el juego en PC, con teclado nos sentimos con un mayor control sobre la moto, pero la mano se cansa muy rápido (por defecto, las teclas que se usan son las flechas). Mientras que al jugarlo con mando da la sensación de un control tantito menor comparado con utilizar las flechas, pero no existe cansancio alguno en las manos. El control es nuestra elección preferida.

Trials Rising – Toma 5

Trials Rising está super loco xD

Posted by Gamers Hub on Monday, February 25, 2019
Trials Rising

El acabado técnico relativo a la estabilidad se siente super bien. No hemos tenido crasheos del juego, ni problemas de FPS. Únicamente hemos notado algunos problemas de popping (objetos que aparecen de la nada), o texturas que obtienen su calidad original hasta un segundo después de estar en pantalla -sucede muy amenudo al reiniciar un nivel. A nivel general, el juego no presenta bugs ni fallas que echen a perder el juego.

Trials Rising cumple con las expectativas. Es más frenético, grande, y alocado que los otros títulos que le preceden. Con nuevos y originales niveles, Ubisoft nos pone a prueba en escenarios de paisajes hermosos con vistas increíbles mundialmente reconocidos. Para Ubisoft Kiev, lograr mantener la esencia y agregar nuevos desafíos llenos de originalidad son el punto clave para una entrega deportiva grandiosa que es sin duda la mejor de Trials hasta hoy.