Hacer reseñas de películas es un negocio complejo, todos tenemos una opinión y cuando se trata de una película con personajes que tienen más de 75 años, a las opiniones y gustos personales, se les suma la relación personal de cada miembro de la audiencia con dicho personaje, eso lo hace más complejo aún.

En resumen, una reseña busca ser lo más objetivamente subjetiva posible, ya que es escrita por alguien que, en el caso del contenido que manejamos en The Couch, tiene un cariño especial por el mismo.

DC complica mucho esto, porque si hay algo en lo que se han hecho excepcionalmente consistentes, es en hacer películas divisivas, ya sea porque arrancó mucho más tarde que Marvel, o porque tomaron las decisiones equivocadas.

Justice League

La producción de esta película fue, cuando menos, compleja y mirada con microscopio, muchos aplaudieron la salida de Snyder y la llegada de Whedon. Pero más que nada se esperaba ver cómo le iba a la película que le debería seguir la estela a Wonder Woman, la única película alabada por crítica y fanaticada.

Y ya, sin más preámbulos, sin adornos literarios ¿está buena la cinta? Sí, categóricamente sí ¿Necesito ser fan de alguno de los personajes para disfrutarla? Bueno, vamos por partes, que hay cosas interesantes que decir y no es bueno sacar todo en un párrafo.

Ver esta película habiendo crecido siendo fan de Superman, de Wonder Woman, o de Batman, es encontrarte sonriendo como un niño constantemente, no solo por los chistes, que los hay, sino porque todo se siente natural, es como, pues, volver a casa.

Y eso es el punto de estas películas ¿no? Encontrar estas pequeñas fuentes de la juventud, estas paradojas temporales de 2 horas y poco más (o mucho más en algunos casos). Pocas recuerdo como ésta, porque ésta en particular tiene una resonancia especial, esto es lo que debieron sentir los más acérrimos fans de Marvel con la primera de los Avengers.

Y ver en pantalla, claramente a Batman, Aquaman, Flash, Wonder Woman y Superman, en especial Superman, es algo que nos hacía en falta a muchos. Se podría decir que esta película es una pausa para DC, un respiro profundo, para acomodarse la ropa, ajustar el timón y empezar a tomar el camino correcto.

Los Sacrificios

Este respiro no es fácil, y el sacrificio es evidente, por la ventana más grande se fueron las complejidades y la vestimenta que una historia buena tiene que relucir, por contra, tenemos una historia simple, suficiente para justificar la película, pero sin ninguna novedad o creatividad especial.

Steppenwolf es un villano que no será recordado 3 días después de la película y en unos años, hasta nos preguntaremos ¿qué hace ese tipo ahí? Y la respuesta será la misma indiferencia que hoy día; porque no importa, es irrelevante, intrascendente, es una mera necesidad argumental básica de guion.

Pero por el contrario nos dan de vuelta ese aroma a DC Comics, a los personajes de siempre, a esos por los que pagamos la entrada, aún a pesar de Rotten Tomatoes o Metacritic.

Esta es una película que yo, al menos (si me permiten bajar el nivel de subjetividad por un instante), esperaba desde que empezó la era de los súper héroes. Una película dónde Superman es 100% Superman.

Los súper amigos

Al tener claro que la trama es tan simple como que viene una amenaza enorme y ya sabemos quiénes vendrán a defendernos, entonces solo nos queda la verdadera alma de la película, sus personajes.

Empecemos por los dos que nunca habíamos visto representados por actores, Cyborg y Aquaman. El primero es un deportista que ve truncada su vida por la forma en que su padre le consiguió salvar la vida, y ahora tiene que vivir con un nuevo cuerpo, y con un millón de cosas que no entiende.

Este personaje tiene motivaciones suficientes para ser el antisocial que es, pero lo que realmente me terminó de vender a Cyborg, son las pequeñas cosas, por ejemplo, cada vez que da un paso, se siente (casi físicamente) el peso de su armatoste robótico, un peso que hace metáfora perfecta con el destino que lo moldeó.

Luego está Aquaman, el rebelde, el huraño, el que quiere estar solo y al mismo tiempo no quiere ni puede. En una conversación con Mera, uno entiende las motivaciones del personaje, se entiende de dónde viene el resentimiento y el carácter que presenta a quien lo conoce, a pesar de ser un bonachón por dentro.

Jason Momoa es perfecto para este papel, lo que nos hace tener fe de que su película en solitario tenga más probabilidad de éxito. Luego viene Flash, y aquí puede que mucha gente no comparta lo que voy a decir.

Flash es el comic relief (personaje cómico de acompañamiento) de la película y la única diferencia con otros personajes de este estilo, es que tiene súper poderes. Yo entiendo que básicamente somos nosotros, la audiencia, es una forma de que nos encontremos teniendo empatía con un miembro del equipo y nos sumerjamos aún más, sin embargo, es totalmente cliché y no en el buen sentido.

¿Cuántas veces hemos visto al clásico nerd, que es poco social, que es despistado, que es de buen corazón pero que no sabe cómo llegó a estar en dónde lo lleva la película? Mil veces, pero esta vez, es bastante hueco, no hay una razón concreta de que sea así, Barry es inteligente, no un goofy, y en esta película no hace nada inteligente, es pura comedia simplona.

Lo salva el pedazo de actor que es Ezra Miller, las únicas escenas en las que Flash tiene peso como personaje es cuando visita a su padre, pero eso no explica que sea tan baboso en general. Y si estas escenas funcionan tan bien como lo hacen, es por este actor que dará mucho que hablar en Hollywood. No es culpa de él, es culpa del guion, Ezra con los escritores de Tom Holland (Spider-Man) me hubiera enamorado seguramente.

Pero bueno, las escenas de Flash son buenas, la forma de representar su velocidad y la Speed Force es genial y es parte importante de la película, solo quisiera que tuviera una personalidad menos genérica y cliché.

Wonder Woman se mantiene, no dio ni un paso atrás del pedazo de heroína que es, es el corazón del equipo y tiene momentos espectaculares. Gal Gadot cada vez más se apodera de esta amazona.

Ahora entramos con los más importante, Batman y Superman. El murciélago está tomando la forma que todos conocemos, ya no está peleado con el mundo, ni quiere matar a medio mundo, es el líder que la Liga necesitaba para unirse, es el que tiene más responsabilidad en general.

Es un Batman, además, más humano, la película nos demuestra claramente que estar peleando codo a codo con estos dioses, solo está al alcance de él, y su precio lo paga constantemente. Es un Caballero de la Noche más humanizado, y esto es un giro tremendamente positivo para los fans.

Pero el plato fuerte es Superman, después de ser un personaje con todo el peso del mundo, con pocas ganas de sonreír, con sentimientos encontrados a través de Man of Steel y Batman v Superman, esta vez vemos a ese héroe que a muchos, yo incluido, nos hizo creer que un hombre podía volar.

Hacía mucho tiempo no se me salía la sonrisa al ver a ese súper héroe que es eso, un súper héroe, no un tipo con traumas visibles que lo definan, si no la luz de esperanza de lo que todos debemos aspirar, ese es Superman, y este es el Superman que ví.

Después de tantos años de conocerlo, puedo decir que hay tres súpermanes, el primero es el símbolo de la justicia, Superman, el hombre de acero, el que está ahí para salvarnos, ese es una figura. Luego está Clark Kent, el reportero timorato que no mata una mosca, que pasa inadvertido del mundo. Pero por último está Kal-El/Clark, el niño que creció en Kansas después de escapar de Kriptón, el hijo de Martha y Jonathan Kent, el niño que hubiera cambiado sus poderes por ser normal, el hombre de Lois Lane.

Con Cavill por fin vi al primero y al tercero, hasta ahora el segundo solo lo he visto en Christopher Reeve, pero haber visto al Superman que conozco, el líder, el héroe de héroes, pues, esa fue mi fuente de la juventud, ese momento es el que hace a esta película especial, para mí.

Veredicto

En fin, esta es una buena película, no es perfecta, pero es lo que necesitaba DC, de aquí en más solo la negligencia puede trabajar en su contra, nos dieron risas, nos recordaron porqué amamos a estos personajes y nos hizo tener fe en lo que viene, para la segunda no seremos tan benévolos, pero por el momento véanla, es algo que si son fans de este género, a través de cualquier medio, se tiene que experimentar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here