Autonauts me ha sorprendido con su propuesta. Trata de un juego donde debemos colonizar un planeta mientras automatizamos los procesos de recolección de recursos y manejo de los mismos, de paso, hemos de crear cadenas de producción para elaborar diferentes bienes, piezas, o herramientas. Es algo parecido a Satisfactory, pero con vista isométrica, con un estilo visual minimalista y en vóxeles. El juego es desarrollado por el estudio independiente Denki, y publicado por Curve Digital, en este pequeño escrito, les contamos nuestra experiencia.

Cuando llegamos a nuestro planeta, debemos poner manos a la obra lo más pronto posible. El trabajo de talar, cavar, manufactura, y recolectar debe ser automatizado para sacar el mayor provecho, para esto, podremos crear robots (o bots), que serán nuestra fuerza laboral para seguir adelante con los objetivos. Todo lo que nuestro personaje haga, puede ser llevado a cabo por los robots que construimos. Entonces, crear cadenas de producción automatizadas es vital y el eje central.

Autonauts

Al inicio tenemos un tutorial, que aconsejamos seguir puesto que hay cosas importantes que podrían ser dificultoso hacer si no pasamos por el tuto. Inicialmente, debemos crear nuestro primer robot, el cual creamos con madera, y una baya de pino. Para fabricar las diferentes partes tenemos mesas de elaboración variadas, algunas son utilizadas para hacer herramientas como palas, picos y hachas, mientras que otras las usamos en la fabricación de piezas pequeñas de lo que serían otros items más grandes o edificios, otras mesas sirven para investigar nuevas tecnologías y avanzar a una era nueva.

En lo que respecta a jugabilidad, pues no tengo quejas en lo relativo a las actividades que podemos hacer nosotros mismos con nuestro personaje, conseguimos recursos, creamos una mesa de trabajo, exploramos, y ahí avanzamos como en cualquier otro juego de gestión y construcción. Pero la cosa cambia cuando entran los bots en la escena. A la hora de programar los robots sí hallamos ciertas dificultades; por ejemplo, cuando creamos un robot, debemos programarlo para que haga una actividad en concreto, entonces, con presionar la barra espaciadora, entramos en la pantalla de programación, donde nosotros mismos debemos llevar a cabo la actividad que deseamos el robot haga, y guardarla en su memoria. El tema es que a veces, los robots dejan de hacer su actividad de la nada, y se vuelve necesario re-hacer la tarea de nuestro trabajador mecánico. Es algo molesto, puesto que incluso la dinámica de programarlos es tediosa cuando no sale como queremos.

Autonauts

Por demás, el juego es bastante adictivo, y siempre nos mantiene ocupados con nuevas tareas mientras vamos automatizando el resto de actividades. De hecho, hay ciertas cosas que requieren de nuestra atención de manera permanente al inicio de la partida, pues cuando un robot se queda sin herramienta (sufren desgaste), nosotros debemos llevarles una nueva, o cuando se quedan sin cuerda (es su fuente de energía), debemos ir a hacerlo para que puedan seguir trabajando. Entonces, no habrá momentos donde estemos desocupados, y aunque estar recargando los bots de aquí para allá sea cansado, es bonito ver la forma en que trabajan y van dando vida -muy lentamente, a nuestra civilización.

Hay que tener en cuenta que este es un título donde se avanza muy lento, tras más de siete horas de juego apenas terminamos el tutorial. Llevamos desbloqueadas unas seis tecnologías (de decenas disponibles); esto habla del trabajo que conlleva, pero también echa de ver que es profundo a pesar de su simpleza artística, y que tendremos mucho contenido para pasar horas de horas en una sola partida.

Autonauts

Técnicamente Autonauts anda excelente, dado su estilo visual no necesita un super PC para correr de manera satisfactoria, no tuvimos crasheos del juego, y tampoco hace uso de tanto espacio en nuestra PC (menos de 1 GB). El acabado gráfico no es espectacular, el tipo de estética empleado por el desarrollador no se presta para mucho, pero tampoco es que se ve mal, tiene un buen ver, con acabados finos. En el sonido pues no es la gran cosa, y destacan los sonidos del ambiente, que desentonan con el horrible pitido que hacen los bots cuando se quedan sin energía o sin herramientas.

Para finalizar, podemos recomendar sin problemas Autonauts, ya sea para jugadores casuales o aquellos que les encanta dedicar mucho tiempo a crear civilizaciones increíbles. Provee una profundidad en las cosas donde el jugador puede investigar para avanzar de eras y obtener nuevas cosas para construir, además, es divertido conformar cadenas de producción eficientes. Autonauts es de esos títulos que hacen pasar las horas sin que nos demos cuenta, y aunque tienen sus pequeños detalles donde algunos podrían hallarlo tedioso, es mucho mayor la cantidad de cosas buenas que malas (que son casi nulas).