Sony ha estado bajo la lupa últimamente, como el niñaco egoísta que no quiere que nadie más juegue con sus juguetes. La renuencia de la compañía detrás de PlayStation a aceptar el crossplay entre plataformas se volvió un tema de conversación luego de la llegada de Fortnite al Nintendo Switch. Ya ven, las cuentas de Fortnite que hayan sido creadas en PlayStation no podrán ser utilizadas en ninguna otra consola. Esto significa que ni el progreso, ni los skins, ni los contactos que un jugador tenga en su PS4 pueden ser transferidos al Switch, y bueno, el play no se puede llevar a la oficina, el baño o el aeropuerto. Ahora, luego de varios dimes y diretes, un antiguo ejecutivo de la compañía de videojuegos explicó la verdadera razón detrás de esta negativa.

Como es de esperar, el dinero y el ego de los empresarios es lo que causa el disgusto y arruina la experiencia de usuario.

“Cuando yo estaba en Sony, la razón presentada internamente es que era por dinero” , comentó el expresidente de Sony Online Entertainmente, John Smedley. “A ellos nos les gustaba que alguien comprara algo en Xbox y lo usara en PlayStation. Así de simple. Es una razón estúpida, pero es lo que es”.

Sin embargo, este no es el único comentario que hemos recibido de una fuente relevante. Ante las críticas, Sony dio declaraciones a la BBC la semana pasada que… no fueron muy positivas. Muy a pesar de lo que dice la primera frase del siguiente texto.

“Siempre estamos abiertos a escuchar lo que a la comunidad PlayStation le interesa para mejorar su experiencia de juego”, aseguró la empresa. “Con… más de 80 millones de usuarios activos mensualmente en la PlayStation Network, hemos construido una gran comunidad de jugadores que pueden disfrutar juntos en Fortnite y todos los títulos en línea (…) No tenemos nada más que agregar en este momento”.

Básicamente, si Sony como corporación tuviera un gran dedo del centro, nos lo estaría mostrando ahora mismo. La empresa del PS4 es actualmente la única en rehusarse al crossplay del todo. Al parecer, las otras compañías han intentado negociar, pero a Sony simplemente no le interesa.

“Siendo honestos, hay tres diferentes situaciones aquí”, indicó el Presidente y Oficial de Operaciones en Jefe de Nintendo of America a Polygon durante una entrevista en el E3 2018. “Tienes compañías como la mía, que promueve el cross-play y permite el cross-play. Tienes un desarrollador y dueño de contenido que quiere cross-play y está promoviéndolo, y tienes después a los otros [creadores] de plataformas y lo que sea que hacen ellos. Y cuando se trata de otros [creadores] de plataformas, tanto como ustedes tienen influencia con [ellos], yo no la tengo. Y esa es una decisión que cada uno de ellos toma [por su cuenta], y algunos están apoyando el cross-play y otros no lo están haciendo”.

No obstante, Smedley dice que existe una esperanza. Los estudios, distribuidores y desarrolladores están empezando a presionar y exigir un cambio, y si Sony no le va a prestar atención a su competencia, parece que sí lo hará ante la opinión sus creadores de contenido. Además, lo que digan los fans, y especialmente aquello que expresen con sus billeteras, tiene mucho peso para Sony.

“Si mantenemos la presión, este problema desaparecerá”, afirmó el expresidente.

Así que bueno, ¿quién se inventa el hashtag? ¿Quién empieza la vigilia? Y sobretodo, ¿quién deja de comprar juegos que no tengan crossplay hasta que Sony decida prestarle los juguetes al pequeño Shigeru Miyamoto?