Watchdogs: Legion ofrece una gran aventura de mundo abierto donde luchamos para conseguir la libertad de la ciudad de Londres. Tras un evento catastrófico que fácilmente se puede ver como terrorismo, nuestro grupo Desdec es erróneamente señalado como responsable de dicho fatídico momento donde miles de personas perdieron la vida. Casi media decena de explosiones se dieron en el llamado Día Cero, causando pánico, tristeza para muchos, y trayendo persecución para algunos pocos. Poco siguió siendo igual, pero algunos pocos valientes decidieron sacar la verdad a la luz.

Meses después del Día Cero, la empresa Albion se ha hecho con el control de la ciudad, manejan todo a su antojo con el timo de mantener segura a Londres de la maltrecha Desdec. Cualquier simpatizante de nuestro grupo es víctima de represalias, abusos, o peores cosas. Lo bueno es que en ese momento entramos nosotros a convertirnos en héroes, con el objetivo primordial de volver la ciudad a lo que era antes, y segundo, limpiar el nombre de nuestra organización desenmascarando a los artífices reales del atentado.

Watch Dogs: Legion – The Couch

En el proceso de redención, nuestra labor principal es conseguir armar un grupo de gente dispuesta a luchar. El prólogo se concentra en enseñarnos las mecánicas del juego, y en hacernos entender que la unión hace la fuerza. Cualquier NPC en el juego puede ser reclutado, en su mayoría tienen habilidades que varían, y querremos reclutar siempre a aquellos que tengan las mejores aptitudes que nos den ventajas extra cuando estemos ante alguna misión. Casi todos requieren que les hagamos un favor a cambio de que se unan a nuestras filas, el gancho que les da la confianza en nuestros ideales liberales. Dependiendo de la dificultad que escojamos, si un miembro muere, será para siempre. Una de mis mejores agentes que era doctora falleció, y a raíz de ello perdí acceso fácil a los edificios médicos de Londres, dado que ella era médico podía entrar a los hospitales sin llamar la atención. Planear con paciencia es necesario para no tener pérdidas en el equipo (si jugamos con muerte permanente).

Poco a poco desentrañamos el conjunto de entidades criminales que se unieron para hacerse con el control de la ciudad, la trama es buena, me gusta la historia en general, y aunque a veces nos cuentan todo muy a prisa, el juego aporta bastante contexto en centenares de objetos coleccionables que encontramos por todo el mundo de juego en cada una de las locaciones que visitamos. Audios, archivos de texto, reconstrucción de hechos por medio de tecnología, sirven como método para meterle más carnita al argumento.

Algo que no me gusta mucho es que no pasa ni un solo minuto sin que se escuche una mala palabra en el juego, ya sea en los diálogos, audios, o en la calle cuando vamos caminando o manejando un vehículo, siempre, literalmente no pasa un minuto sin escuchar lenguaje soez; el juego está calificado como M, para un público adulto de 17+ años. La actuación de las voces es buena, resulta convincente cuando escuchamos el juego en Inglés, aunque Español hay algunas desincronizaciones en lo que se dice versus lo que se ve en pantalla, en un diálogo en concreto, uno de los personajes felicita a una nueva integrante y le dice »estamos felices que te nos unas, bienvenido», aunque era una dama. Son cosas menores, detalles diminutos que en realidad no afectan el juego, pero que terminan notándose.

Watch Dogs: Legion – The Couch

La narrativa es en mi opinión uno de los puntos más altos, a pesar del tema de las palabrotas, me encanta cómo nos cuentan la historia, casi todas tienen algo realmente importante que decir -con temas relacionados al misterio que rodea el Dia Cero, las escenas son de una calidad muy buena con conversaciones al punto que suelen ser cortas sin quitarnos la fluidez que traíamos en el juego. Me sentí triste al ver que mi personaje no llevaba la ropa que le compré en las cinemáticas o conversaciones.

El mapa del juego no es tan grande, pero logra ser suficiente para los fines del título, la Londres de Watch Dogs: Legion está dividida en distritos que podemos ir librando de la opresión ejercida por Albion. Para ello realizamos diferentes actividades como eliminar personajes VIP de la compañía, conseguir pruebas que incriminan a Albion con asesinatos o hechos en contra de la ciudadanía, sabotear estaciones donde tienen servidores que alojan información y que sirven para crear propaganda digital. Hacernos con el control de los distritos también nos otorga nuevos reclutas con habilidades especiales fuera de lo común como recompensa, hace que sea posible reclutar personajes que quizá sentían ciertas dudas si unirse a la resistencia o seguir del lado del bando opresor. Hacer estos trabajos es muy divertido, me gusta porque son misiones secundarias variadas, y más importante aún, no son muchas, basta con hacer unas cuatro en cada distrito y listo.

Si me preguntasen qué es lo que más me gusta de Legion, sin dudas diría que es pasearme por la ciudad admirando las estructuras victorianas que colman el área urbana engalanando las avenidas, y ver lo bien que lograron conjugar el contraste de lo antiguo con un poco de cyberpunk me encanta, más de una vez recordé los entornos de Detroit: Become Human, cruzar los hermosos puentes que conectan un distrito con otro, hasta pasar por el Big Ben, que de hecho, el palacio de Westminster será una locación que visitaremos, una misión en particular nos lleva al interior del gran campanario dando a los jugadores un vistazo a la forma en que está conformada esta histórica estructura en sus entrañas.

Watch Dogs: Legion – The Couch

La jugabilidad se centra mucho en realizar actividades de hacking, es claro que ese es eje principal de Watch Dogs como IP, y en la tercera entrada tenemos bastantes armas tecnológicas para cumplir con nuestros objetivos. El sistema está conectado por la nube, los habilidosos en el tema de informática suelen abundar, y lo bueno es que algunos están en nuestro bando, las herramientas que utilizamos nos dan una ventaja importantísima: podemos entrar al sistema de CCTV de cualquier lugar, espiar mediante la visión que nos ofrecen los sistemas de circuito cerrado para identificar enemigos, y saber dónde se encuentran, esto nos da un mejor panorama para encontrar el acercamiento más certero. También podemos utilizar los hacks para crear trampas usando elementos de los escenarios, algunos sistemas pueden convertirse mini bombas electrónicas, lo que causa que cualquiera en su rango de explosión sea eliminado con una corriente de voltaje. Otro elemento que sirve mucho (y a veces es obligatorio) es el robot-araña, una araña robótica que puede colarse en lugares que un humano simplemente no tendría oportunidad. Los drones de transporte son otra herramienta interesante, podemos usarlos para llevar cargas que nos sirvan como plataformas para acceder a ciertos lugares, o no lo sé, ¿Qué tal aplastar a algún granuja dejándole caer algo encima? En la creatividad encontraremos muchas formas de llevar a cabo nuestro cometido, o simplemente divertirnos en el entorno cuando no realicemos alguna misión.

Ahora que comentamos sobre misiones, las que tendremos en Watch Dogs: Legion no son tan variadas en lo que refiere a las misiones de historia. Entrar a un edificio, conseguir algo, salir sin ser detectado, entrar a una zona llena de guardias, rescatar a alguien y salir, o acceder a determinado lugar hackear un sistema para finalizar echando a correr. La dinámica es la misma en su gran mayoría, pero las cinemáticas logran salvar este esquema de repetición con el tema argumental que en lo personal me encanta, el de lograr que una minoría perseguida por las autoridades lleve a ponerse de rodillas a los villanos. Legion hace muy bien presentar un HUD limpio libre de excesos de marcadores, siempre tendremos un solo indicador a menos que pongamos un manualmente en el mapa, eso se agradece puesto que los títulos que llenan la pantalla de marcas son demasiado molestos, en el menú de pausa podemos escoger cuál será nuestro siguiente paso sin tener que ver marcadores por aquí y por allá.

Otras actividades están disponibles para hacer, juegos de dardos, o un divertido trabajo de repartición que podemos ejecutar a cambio de dinero -por comentar un par. En general las misiones nos dan dinero o puntos que podemos emplear para conseguir nuevos elementos de personalización. Claro, que si alguien no quiere esperar a juntar dinero jugando, puede pagar para conseguir dinero ficticio dentro del juego y así hacerse con los atuendos más extravagantes del Legion, el Pase de Temporada es otra forma de pago de conseguir tanto atuendos como misiones extra.

Watch Dogs: Legion – The Couch

Estéticamente estamos ante un juego aceptable, no resulta una joya visual, pero es bueno, los reflejos me encantan, sobre todo con las lluvias londinenses que suelen empapar todo haciendo charcos por doquier, sí queda debiendo un poco en los acabados del follaje y árboles en general, que no terminan estando a la altura. Todos los entornos e interiores me encantan, es como en The Division, todo se siente variado, no es como que entras a un edificio y cuando vas a otro se siente todo parecido, no, hay mucho para ver buena variedad.

El rendimiendo de Watch Dogs: Legion en nuestra PC es medianamente aceptable, lo probamos con un Ryzen 5 2600, 16 GB de RAM, una GTX 1080, y con los gráficos en Alto a una resolución de 1080p logrando tener cuadros por segundo poco estables. Andando en carro por entre el tráfico vamos a una media de 40-45 cuadros, al visitar interiores se rondan los 50-60, y notamos que algunas cinemáticas están capadas a 30 FPS, y otras a 60 FPS. En poco más de 20 horas de juego sufrimos dos crasheos del juego.

El modo multijugador estará disponible a inicios de diciembre del presenta año, algo que abre el juego para que podamos poner fin al régimen macabro de la opresión junto con nuestros amigos. Sumado a esto, quienes se hagan con una copia de Watch Dogs: Legion en Xbox One o PlayStation 4 van a obtener gratuitamente la versión de próxima generación que llegará para Xbox Series X o y PlayStation 5 sin ningún costo adicional.

Watch Dogs: Legion – The Couch

En resumidas cuentas, Watch Dogs: Legion hace lo que nos prometió, podemos ser quienes seramos, hacer crecer un grupo de gente unida que tiene como único fin hacer valer sus derechos echando fuera a quienes les maltratan. Jugabilidad divertida que se presta para resolver cada misión en formas muy diversas, quienes gustan de hacer las cosas sin ser vistos pueden tendrán mucho de donde escoger: ir eliminando uno por uno a los enemigos mediante hacks que permitan utilizar el entorno, usando pistolas con silenciador o ataques cuerpo a cuerpo, incluso podemos hacer que un vehículo estacionado arranque en reversa y atropelle a un NPC. La historia nos va a enganchar gracias a la narrativa fluida. Jugar con el modo de muerte permanente es fabuloso, nos hace tener más cautela, duele perder a un miembro, sobre todo cuando congeniamos con sus personalidades. Un título recomendado, que va a darnos buenas horas de diversión.

Watch Dogs: Legion está disponible en este momento en Xbox One, PlayStation4, y PC. Se espera que se estrene en Xbox Series X | S el 10 de noviembre y de forma digital (la física llegará unos días después) en PlayStation 5 el 12 de noviembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here